…para alabanza de su gloria

Historia

La Iglesia Bautista Berea, hoy de Monterrey, A.R., inició a fines de 1947 como una misión a cargo del Hno. Manuel C. Bustos, bajo la autoridad de la Iglesia Bautista Berea de Houston Texas cuyo pastor entonces era el Dr. Frank Fort. Esta iglesia “Berea de Houston”, a su vez fue organizada en 1937, bajo la autoridad de la Primera Iglesia Bautista de Fort Worth, Texas, durante el pastorado del Dr. J. Frank Norris.

La obra de la Iglesia Bautista Berea, se inició en una pequeña casa ubicada en León Guzmán y Tepic, de la colonia Nuevo Repueblo, en Monterrey, N.L., que era donde habitaban el Hno. Bustos y su familia. Los primeros asistentes fueron el Hno. Bustos, su esposa Isabel Aparicio de Bustos y sus tres hijos, Ricardo, Manuel y Elías; también asistieron los suegros del hermano Bustos, (Pablo Aparicio y su esposa Josefa) y algunos vecinos. El lugar de reunión pronto fue insuficiente y el grupo se vio en la necesidad de trasladarse a León Guzmán 1608, justo en la acera de enfrente del antiguo local.

En agosto de 1949 llegó a Monterrey el Hno. J. D. Underhill, misionero del Compañerismo Bautista Bíblico, a quien le correspondió supervisar la organización de la Misión en Iglesia el 21 de Noviembre de 1949. Un viejo predicador de aquella época, el Hno. Guadalupe Gutiérrez, de Saltillo, Coahuila, predicó el mensaje en el culto de organización.

En Mayo de 1950, El Hno. Isaías Rodríguez Vázquez, quien a la sazón pastoreaba la Primera Iglesia Bautista de Ciudad Madero, Tamaulipas, fue invitado a Monterrey, para instruir obreros del compañerismo en Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas, y para colaborar con la Iglesia Berea en una campaña de avivamiento. Lo anterior trajo como resultado que al año siguiente fuera llamado a tomar el pastorado de dicha iglesia, lo que ocurrió el 11 de noviembre de 1951. De inmediato se procedió a establecer una organización más funcional nombrando diáconos, oficiales y maestros de escuela dominical. Asimismo se nombró un comité para buscar el terreno donde habría de edificarse el templo.

El 11 de marzo de 1952, en la colonia Buenos Aires, se estableció la primera misión de la iglesia. Un mes después se inició otra en la colonia Paraíso, en Villa de Guadalupe y a fines de 1952 se abrió una más, en la colonia Independencia.

En abril de 1952, por un ardid del dueño del local que arrendábamos, perdimos el uso de la casita donde nos reuníamos. La congregación tuvo que dividirse en dos y tres grupos y reunirse en casas de los hermanos y aún bajo los árboles en el traspatio de la casa del Hno. Pablo Aparicio. No obstante, el 4 de mayo de 1952 se llevó a cabo la primera celebración del Día de Victoria, en el que se fijaron metas de asistencia, ofrendas y bautismos. Ese día se bautizaron 23 personas en un paraje conocido como “Los Remates” a las afueras de la ciudad. La meta de ofrendas de $500 pesos llegó a $1,945 pesos. El sentimiento de victoria fue grande, como grande era la gratitud a Dios. Esta celebración sigue vigente y se realiza cada primer domingo de julio.